Senos sin la sombra del cáncer

Senos sin la sombra del cáncer Image

Senos sin la sombra del cáncer

Autoexamen mensual de los pechos, visitas periódicas el ginecólogo y mamografias anuales después de los 40 son las barreras que dejarán el cáncer y a otros males menores fuera de acción. Examinarse los pechos visualmente y mediante palpación es esencial para conocerlos y ser capaz de detectar cambios superficiales o internos que podrían ser anormales.

cáncer-de-mama

En la mayoría de los casos, bultos, durezas u otras anormalidades no son producto de un cáncer. Sin embargo, en el caso de que sí lo fueran, el hecho de descobrirlo precozmente aumenta enormemente las posibilidades de curación.

Giordano BrunoAutoexamen:

La autoexploración debe llevarse a cabo la semana después del período menstrual. Palparse los pechos antes de la menstruación es importante también para las mujeres que tienen tendencia a crear nódulos durante ese momento del ciclo, de manera que se puedan diferenciar éstos de otros bultos que podrían ser sospechosos. El objetivo del autoexamen es conocer primero lo que es normal, para a continuación descubrir cualquier variación que no lo sea.

Inspección visual:

El examen visual se hace frente a un espejo: primero de frente, con los brazos a los lados del cuerpo; luego con los brazos en jarras y las manos sobre las caderas, presionando para que se tensen los músculos del pecho, y finalmente con las dos manos detrás de la cabeza. Durante la observación, hay que concentrarse en cambios en la apariencia de tamaño del pecho en general y de los pezones en particular, en los que habrá que fijarse en su color. la diferencia de altura entre ambos, la presencia de irritaciones o secreciones y las posibles retracciones de la areola. También hay que examinar que en la piel del pecho no haya zonas engrosadas o hundidas. Cuando se ha completado de frente, hay que girar lentamente el torso hacia un lado y hacia el otro con el fin de observar su silueta, asegurándose de que na hay protuberancias.

Mamografías:

La mamografía es una radiografía del pecho. La diferencia con los rayos X utilizados para otras partes del cuerpo es que la dosis de radiación es menor. La mamografía puede revelar tumores u otras anomalias no accesibles a la palpación. La frecuencia de las mamografias depende de la edad. dado que el cáncer en mujeres menores de 40 años es poco común, la mamografía anual no se recomienda sino a a partir de esa edad. Como el tejido de la mama sigue siendo denso a los 40 – hasta los 50, aproximadamente – la mamografía podría no revelar anormalidades, razón por la cual es esencial continuar con la autopalpación mensual y las visitas periódicas el médico para que se realice un examen más definitivo. Es fundamental guardar la primera mamografía para que el médico pueda compararla con la última, y así facilitar la detección de variaciones preocupantes en las imágenes.

 

19 de octubre. Día Mundial contra el Cáncer de Mama.

 

 Giordano Bruno

DIRECTOR

 

 

 

Revista Fashion Export apoya: ASOCIACIÓN ESPAÑOLA CONTRA EL CÁNCER (AECC)

Author | Giordano Bruno Comments | Comentarios desactivados en Senos sin la sombra del cáncer Date | 01/10/2013