Usted es la culpable

Usted es la culpable Image

Usted es la culpable

Cuba es hoy una mujer muy sola. Y aunque la gobierne un macho remacho, ha sido la mujer cubana quien, desde el anonimato, ha echado a andar el país, en medio de vejaciones cotidianas, sacrificios hondos y absurdos.

Durante años ha sido la mujer cubana el símbolo del tiempo, justo en el instante en que los héroes no daban más. Basta recordar la célebre anécdota de Mariana Grajales, cuando supo que su hijo, el general Antonio Maceo, había caído en el combate contra los españoles en la Guerra de Independencia. Se cuenta que la dieron la noticia y respondió: “Todavía me quedan más hijos”, y al más pequeño lo instó: “Y tú, empínate y anda a la batalla”. Esta anécdota, que es más bien trágica, el Gobierno revolucionário la convertió en lemas de las madres que quedaron sin hijos en la Guerra de Angola. La emancipación de la mujer se convertió en su esclavitud. Las mujeres durante años, se han visto regidas y controladas por la doble vigilancia, la tradicional decimonónica y la del cotilleo comunista, es decir machista-leninista. Las cifras de desempleo, prostituición y suicidios proliferan en el caso de las mujeres, pero los numeros son considerados top secret, y jamás se logra averiguar con exatitud, las cantidades que suponemos gigantescas.

Giordano BrunoNiñas de 11 y 12 años venden su cuerpo a cambio de un plato de comida. El máximo Líder hizo gala de la calidad de sus prostitutas diciendo que “son las más sanas, las más baratas del mundo”. Bonita declaración de princípios. Así pues, la gran aspiración de la mayor parte de la población, con ventaja para la femenina, es empatarse con un turista para alcanzar todo lo que, por medio de su trabajo y de sus derechos, debería, y no puede, adquirir en su país. Casi nunca es utilizada la categoría de preso político, en cualquiera de los sexos, pero en el de las mujeres es menos frecuente. Con tal de esconder las causas, el tratamiento será de preso común, y será encerrada juntos a casos muy diferentes: asesinatos, robos, etc. Para concluir, Cuba es uno de los pocos países que posee un Código de la Familia para colocarlo de adorno encima de la coqueta. Como sucede con las escuelas y los hospitales, que dibieran cerrar por falta de cumplimiento en sus objetivos principales: enseñar y curar. Cuba es la isla, esa mujer tan sola, gobernada por un remacho que le sopetea al oído un bolero para tiranizarla:

“Usted es la culpable de todas mis angustias, de todos mis quebrantos…” ♪ ♫♪ ♫

 

Giordano Bruno

DIRECTOR

Author | Giordano Bruno Comments | 0 Date | 01/04/2014

leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *